El motor nuestra pasión, el marketing nuestra devoción
Header

Concesionarios virtuales

September 16th, 2013 | Posted by Edu! in Coches & Marketing - (0 Comments)
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS
  • Add to favorites
  • Meneame

Compras 2.0

En un nuevo intento por renovarse, firmas tan emblemáticas como Audi, Jaguar o Land Rover, han decidió cambiar su modo de vender autos.

No cabe duda que el coste que supone disponer de un concesionario en cada ciudad -  o incluso más – supone en estos tiempos de caída de las ventas de automóviles, unos gastos que son difícilmente asumible para la mayoría de las compañías y con la única solución de cierres y despidos.

El desarrollo tecnológico en 3D o en sistemas kinect – sistema que permite a los usuarios controlar e interactuar con el programa informático sin necesidad de tener contacto físico con cualquier dispositivo exterior tradicional, mediante una interfaz natural de usuario que reconoce gestos, comandos de voz y objetos e imágenes – está logrando que las tradicionales concesiones de automóviles, cambien radicalmente, tal vez poco a poco, pero con paso firme sin vuelta a tras.

Concesionarios virtuales

Audi City London

De manera experimental y observando los resultados día a día, Audi abrió recientemente las puertas de su primer concesionario virtual o Audi City en la londinense calle Piccadilly, con un espacio no muy extenso, pero con el que se logra optar a diferentes recintos en varias ciudades, obteniendo de esta manera una importante penetración en cualquiera de los mercados nacionales deseados.

Dentro de uno de estos concesionarios 2.0, el cliente se encuentra con un mundo totalmente diferente al que habrá visto en cualquier otra ocasión, en que las pantallas murales son los protagonistas, pudiendo crear una versión a escala real del modelo interesado, detallado hasta el último rincón atrapando al individuo en una realidad virtual.

Con un sonido envolvente tanto de la potencia del motor, como de acciones tan cotidianas como el cierre de la puerta o el funcionamiento de los elevalunas eléctricos, la falta de la sensación del olor – es más que reconocible el olor a “coche nuevo” – se echa de menos, siendo quizás el único inconveniente que se le ha podido encontrar a esta novedosa manera de vender autos, cuyos resultados y rentabilidad está entre las prioridades de las compañías involucradas.

Concesionarios virtuales

Sala virtual de Jaguar

Siguiendo la estela de Audi, las firmas británicas Jagura y Land Rover – ambas pertenecientes a la matriz india de Tata Motors – recientemente también apostaron por los concesionarios inteligentes bajo el nombre de Virtual Experience.

Con una estrategia similar a la de Audi, las pantallas gigantes interactivas y los modelos a escala 1:1, son los protagonistas de los nuevos espacios de estas dos firmas, donde de nuevo la falta de contacto y del olor, hace que tal vez, sólo queden en intentos de revolución.

Menos impactante pero mucho más efectivo, ha sido la apuesta de la firma nipona Nissan por los sistemas kinect, en que gracias al hardware de Microsoft, el cliente puede realizar un recorrido interactivo del modelo deseado – y aquí la diferencia con Audi, Jaguar y Land Rover – sin retirar la figura del vendedor.

Nissan está logrando con su “experiencia kinect” lograr un aumento de las ventas de aquellos modelos que aún no han salido a la venta sin precedentes, optimizando mucho mejor sus costes sin tener que retirar personal.

¿Empuja el olor a coche nuevo a comprarlo?

Fuente: TodoMotor.com, Noticias.Coches.com, emol.com, TataMotors.com,…

Galería: Google

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS
  • Add to favorites
  • Meneame

El gran error de pensar primero en el precio.

El vehículo de cuatro ruedas que iba a motorizar a la India, comparándose con leyendas como el Ford Modelo T o el VW Beetle, lleva camino de desaparecer, ¿el problema? No hacer bien las cosas.

La India es el segundo país más poblado del mundo, circunstancia que le brinda un tremendo potencial de ventas a aquellas empresas automovilísticas que apuesten por este carismático país, caracterizado por su sociedad de castas y las diferencias de clases sociales.

Desde la compañía de capital hindú Tata, se estudió a principios del año 2005, la posibilidad de acaparar el mercado del automóvil de los estratos humildes de la población, al cual se movía en viejas motocicletas de origen japonés y en los incómodos tuc tuc.

Para ello, se decidió que el objetivo debía ser crear un coche cuyo precio fuera menor de 120.000 rupias – menos de 1.800€ – recortando gastos y lujos, entendiendo que la gran masa de compradores, adquirirían un coche de cuatro ruedas de carácter espartano, antes que cualquier motocicleta o vehículo de segunda mano.

Tata Nano Standard

El tijeretazo en costes se plasmo en un vehículo llamado Tata Nano, el cual no contaba con aire acondicionado ni calefacción – por lo menos en los modelos más modestos – elevalunas eléctricos o sistemas de seguridad pasiva como air bag, la reducción de costes se podía ver plasmada en que las diminutas ruedas del Nano, iban agarradas al vehículo con únicamente tres tornillos, reduciéndose así el coste de un cuarto e “innecesario” tornillo.

En el año 2009 se produce la venta del vehículo que revolucionaría el mercado del automóvil, con unas dimensiones de un metro y medio de ancho, algo más de tres metros de largo y unos centímetros más de un metro y medio de alto hacía presencia, o lo intentaba, ya que su motor monocilíndrico de 35 cv, apenas le dejaba superar los 100 km/h.

Las ventas previstas eran de más de 240.000 unidades anuales, cifra que jamás se llegó a alcanzar – las ventas máximas fueron en el año de su lanzamiento con poco más de 75.000 unidades – barajándose multitud de razones como responsables del catastrófico desastre.

Mala idea de slogan

Conocido en el mundo entero como el coche más barato del mundo, tuvo varios errores que hicieron que sus ventas estuvieran en unos niveles muy por debajo de lo esperado. Empezando en que la estrategia empresarial centrada en el precio y no en el producto fue el primer gran error, anteponer los costes a las necesidades del cliente y no conocer la idiosincrasia del target a  quien va dirigido fue todo un torpedo en la línea de flotación de las ventas del Tata Nano

Los clientes que deseaban adquirir uno de estos modelos Nano, se sentían intimidados por los lujosos y sofisticados concesionarios de la marca, no entrando nunca a los puntos de venta y aquellos que lo hacían, les suponía un gran esfuerzo lograr la financiación necesaria para poder acceder a uno de los modelos.

Ya con los primeros Nano en las carreteras, se descubrió que su ruidoso motor no tenía la potencia necesaria para llevar a las 5 personas que prometía el coche o que su manejabilidad y conducción era de lo más incómoda, a la inexistencia de una barra estabilizadora, pero lo que de verdad mató el Nano, fue la ruinosa campaña de marketing, relacionando el Tata Nano, con el Coche más barato del mundo.

Tata Nano

Nadie quería verse conduciendo el que era conocido como el coche low-cost una etiqueta que si en un inicio se veía como una gran carta de presentación, al poco de su comercialización, fue una tremenda roca imposible de apartar.

Desde Tata se ha intentado paliar todos los fallos de marketing y comercialización, intentando por ejemplo una mayor penetración en el mercado, colocando el Nano en centros comerciales o siendo la misma Tata la encargada de financiar el vehículo además de realizar sonoras campañas en toda la India, en la que cambiaba una moto por un modelo del Nano si éste era financiado, a pesar de todo ello, las posteriores ventas lograban mes a mes record de pérdidas y de cifras negativas en la evolución de ventas.

Gran error el de no conocer a tu cliente

Fuente: Motor Pasión Futuro.com, Diario Motor.com, Coches20.com, La Nación.com

Galería: Google