El motor nuestra pasión, el marketing nuestra devoción
Header
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS
  • Add to favorites
  • Meneame

Siguiendo la estrella.

Como perfecta conjunción entre lujo, belleza y fiabilidad, Mercedes ha sabido ganarse generación tras generación, a aquellos afortunados cuya capacidad financiera soportaba el vasto desembolso de un modelo de la estrella, la razón: no sólo ser el mejor, también parecerlo.

Con la reciente presentación del Clase S de Mercedes, la casa alemana dejaba claro que su liderazgo en los autos de lujo iba a prolongarse una temporada más. La fiabilidad de su modelo se veía envuelta en el mayor de los lujos con gadgets de última tecnología que recordaban a los que observaban el vehículo, que ellos son los mejores.

Equipamiento como medio de diferenciación

No sólo con grandes modelos Mercedes ha logrado su posicionamiento como líder en el mercado y como referente de auto de lujo en la mente de los conductores, también con avances que ningún otro auto montaba – ni de serie ni opcional – llegando a momentos en que era posible adivinar cómo serían los autos del futuro, viendo un Mercedes Clase S actual, al ser éstos los primeros en montar ABS, ayuda al aparcamiento, control de crucero, etc.

Equipamiento como medio de diferenciación

Como icono de la marca Mercedes, la estrella de tres puntas ha estado en cada uno de sus modelos, siendo seña de identidad no sólo de sus vehículos, sino como un signo de diferenciación antes competidores como Jaguar, Volvo o Rolls que intentaban una y otra vez destronarle.

Sabiendo la importancia y deseo de su insignia – cientos de estrellas han sido arrancadas en actos vandálicos – Mercedes decidió en sus modelos más elegantes, optar por esconderla cuando el auto era cerrado, reduciendo a casi cero las posibilidades de hurto.

Equipamiento como medio de diferenciación

Ahora la idea de esconderse ha variado radicalmente al haberse decidido que aquellos modelos cuya estrella no se coloca sobre el capó si no sobre la parrilla del radiador – Mercedes Clase M, Clase GL, Clase E, Clase CLS, Clase C y Clase GLK – lucirá de una manera más espectacular.

Gracias a la fibra óptica y a la tecnología LED, la seña de identidad de Mercedes se ilumina sobre el resto del auto cuando éste se bloquea y desbloquea con el mando, así como al abrir las puertas o el portón del maletero, siempre y cuando el motor del vehículo esté apagado.

Ha nacido una estrella

Fuente: Noticias.Coches.com, Mercedes-Benz.es,…

Galería: Google

 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS
  • Add to favorites
  • Meneame

No sólo del precio vive el producto.

La imagen proyectada por la marca a los consumidores – actuales o potenciales – es mucho más fuerte y complicada de lo que un principio se pueda pensar, una campaña de marca equivocada, puede dar al traste cientos de miles de euros en publicidad y comunicación.

La gran mayoría de los compradores de un automóvil confiesan sin temor, que sus conocimientos sobre mecánica son casi tan limitados como los que poseen de marketing o técnicas de venta, por esta razón, a la hora de comprar un vehículo se confía en gran medida más en la marca o el nombre de la compañía, que lo que uno mismo pueda observar de cerca del vehículo. 

En un mercado como el del automóvil, cuando la gran mayoría de atributos “tangibles” son similares – precio, cuatro puertas, gasolina/diésel, cinco plazas, dimensiones, consumo – los atributos intangibles y emocionales toman una importancia que determina el sentido de la compra provocando que la marca y su posicionamiento sean una pieza clave con la que trabajar en cualquier departamento de marketing.

La marca posee cientos de atributos tanto para el consumidor y cliente – potencial o no – siendo la marca una promesa, una herramienta por la se muestra que el producto no solo resulta apetecible, sino que además lo es más que el de la competencia, por otro lado, para el fabricante la marca refleja la imagen y valores que desea transmitir al mercado, por último, para los libros de texto, se puede definir la marca como nombre, término, señal, símbolo, diseño o combinación de ellas que identifica productos y servicios de una empresa, diferenciándolos de los competidores logrando ser el mayor diferenciador entre diferentes empresas o corporaciones.

La difícil gestión de la marca – denominado Branding – consiste en trabajar sobre las percepciones del mercado por medio de estrategias y acciones, para ello, debe estar claro las diferencias entre identidad corporativa e imagen corporativa.

La primera de ellas – identidad corporativa – es el conjunto de valores y creencias que conforman la personalidad de la empres: cómo quiero que me vean, y la segunda de ellas – la imagen corporativa – es el valor que percibe el mercado de ella y se forma como resultado acumulativo de todos los mensajes – controlados y coherentes entre si – que emite la empresa: como me ven en realidad.

Resultará inútil promulgar una identidad corporativa si los hechos no lo apoyan, como le ocurrió a Toyota – compañía que intenta posicionarse como fabricante de coches de alta calidad – cuando tiene que retirar un numero muy elevado de coches de la carretera por un fallo masivo en los elevalunas eléctricos que podían provocar incendios en las puertas del auto de la misma manera que Ferrari y Aston Martin han tenido que cambiar su identidad de deportivos pura sangre extremos a una posición más relajada y familiar, para dar cabida a sus nuevos – y familiares – modelos como son el Ferrari FF y el Aston Martin Cignet.

Cuando la empresa ya ha decidido cual va a ser el posicionamiento deseado, intentará lograr por todos los medios apoderarse tanto de dicho posicionamiento como de la palabra que refleje esa idea en la mente de los consumidoresley de percepción del marketing – logrando así una posición de liderazgo difícil de arrebatar apoyado por todos los procesos de producción  financiación, RR.HH, I+D, etc actuando según dicho posicionamiento. Es seguro que nunca se verá una campaña de marketing de la marca sueca Volvo – referente de seguridad – enfatizando en los valores deportivos y radicales de sus modelos, ni la marca Skoda – vehículos de calidad a precios muy competitivos – remarcando los increíbles extras de gran lujo que se puede optar para los modelos de su marca.

Para lograr una óptima gestión de marca – o Brand Management – o incrementar el valor de la marca a tratar debemos lograr cumplir o seguir una serie de claves entre las que podemos remarcar algunas:

Mitsubishi Pajero y Nissan Moco

Mitsubishi Pajero y Nissan Moco

Mazda Laputa

La creación de un nombre fácil de recordar o reconocible es una materia reservada a los nuevos modelos/versiones, dando lugar a casos curiosos a causa de las singularidades de los diferentes idiomas como ocurrió con el caso del Mitsubishi Pajero, Mazda Laputa o el Nisan Moco.

En ciertas ocasiones, el nuevo modelo debe ser apoyado incorporando a su nombre el de la marca que lo comercializa para así aportar los valores que lleva consigo, de esta manera cuando se aprecia la campaña publicitaria del nuevo Aveo, se le incorporará la palabra Chevrolet, incrementando así la imagen deportividad americana que la palabra Chevrolet trae consigo con el riesgo que acarrea apostar la imagen de la marca en un nuevo modelo.

Lograr una alta identidad visual o alcanzar la situación en que el coche se convierte en un referente culturar es algo tremendamente difícil pero rentable, ya que el auto dejará de convertirse sólo en un medio de transporte para dar lugar a un complemento de moda como ha ocurrido con el Mini o los VW Beetle y Trasnporter.

Como ya se comentó anteriormente, la compra de atributos emocionales es de agravada importancia, por ello compañías como Range Rover, Renault o Mercedes enfatizan en que sus modelos desprendan exclusividad, calidad a buen precio y lujo de manera respectiva.

Los valores de la empresa deben impregnar hasta el último rincón de la compañía para así ser menos complicado transmitírselos a los clientes. Por esta manera marcas como Porsche o Ferrari realizan eventos en lugares como circuitos o rutas especiales, mostrando asó su carácter deportivo a sus clientes.

Asumido ya que la marca es una variable estratégica fundamental, sólo queda tratarla como tal no arruinándola como el ya mencionado caso Chevrolet.

Fuente: puromarketing.com, marketingdirecto.com, …

Galería: Google