El motor nuestra pasión, el marketing nuestra devoción
Header
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS
  • Add to favorites
  • Meneame

Como perder esos michelines tan molestos.

La vuelta del muñeco Michelín – o Bibendum, como realmente se llama – al mundo de la publicidad, ha provocado un drástico cambio en su figura, logrando perder esos kilos tan molestos en televisión.

Las modas cambian, varían e incluso se olvidan – ya nadie quiere un coche con interior de madera de nogal – y como tal, los gustos y preferencias van también cambiando, lo que hace un año era explosivo, ahora se ve tradicional y aunque lo vintage esta de mode, quien no evoluciona, se queda en la cuneta.

El icono de la popular marca de neumáticos Michelín, surgió hace más de 100 años – en 1898 – bajo el pincel del artista conocido como O?Galop, realmente llamado Marius Rossillon, que realizó un dibujo de un personaje gordo y bonachón con una copa en la mano y una leyenda que decía: “Nunc est Bibendum”, o lo que es lo mismo “es hora de beber”, que con gafas elegantes, un puro en una mano y una copa de vino en la otra, ilustraba la alta aristocracia de finales del S. XIX.

El dibujo fue visto por Édouard Michelin, que recordando las famosas palabras de su hermano y copropietario del negocio familiar – “la llanta se traga los obstáculos” – pidió al artista O?Galop cruzar su cartel con las ideas de su hermano, pero eso sí, cambiando al bonachón personaje, por una pila de neumáticos con brazos y piernas animadas como si de una persona se tratara, manteniendo en la mano en vez de una copa rebosantes de vino, otra que lo fuera de clavos y cristales rotos y voilá, uno de los iconos más reconocibles del mundo había nacido.

De gran cintura – idea que reflejaba salud y bienestar – se pasó en el año 1998 a una cintura más estilizada e incluso perdió las gafas, pero no fue hasta el año 2007 cuando dejó de ser horondo, para verse más atlético y esbelto respondiendo esta dieta adelgazante a razones puramente estéticas, al ser Bibendum protagonista de nuevo de un spot para la televisión después de más de 8 años, no entrando en los cánones de belleza actuales el viejo y gordito Bibendum.

Con el viejo Bibendum se deja patente que la salud y apariencia no sólo es territorio de las personas, las compañías, como organismos vivos que son, también sucumben a los designios de la moda.

 

Fuente: Michelin.com, MuyInteresante.es, Marketing Directo.com,…

Galería: Google