El motor nuestra pasión, el marketing nuestra devoción
Header
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS
  • Add to favorites
  • Meneame

España S.A.

Un rápido vistazo a las ayudas o subvenciones que reciben las empresas asentadas en España, desprende un dato curioso, entre las 50 sociedades que más dinero recibe, hay hasta 5 empresas del sector del automóvil, ¿por qué?

Las constantes reducciones salariales que afectan a los miles de empleados del sector automovilístico, no han logrado equilibrar sus sueldos al de otros países que mal llamados “más competitivos” reciben con gusto las factorías de producción automovilística que se deslocalizan desde España.

Ante la imposibilidad de aumentar los aranceles a la importación y con el miedo a una constante huelga en el sector, la gran baza que utilizan gobiernos y empresas para mantener sus factorías en territorio nacional son las tan adictivas subvenciones.

De los más de 8.023 millones de euros repartidos en el año 2012 – datos recogidos del BOE del mismo periodo – más del 7% fueron a caer a manos de grandes sociedades mercantiles encontradas en el sector del automóvil, la razón era cara, hacer rentable la fabricación de automóviles en España a través de inyectar dinero a la empresa.

Las ayudas a la compra de vehículos eléctricos y las ingentes cantidades de dinero público destinadas al Plan E, fueron parte importante en el derroche de ayudas públicas al sector.

La respuesta ante cuáles y cuanto es la siguiente.

Fuente: LaBurbuja.info, ElEconomista.es, ActualidadEconomica.es, ElConfidencial.com, boe.es,…

 

Mirando hacia atrás

March 18th, 2013 | Posted by Edu! in Coches & Marketing - (0 Comments)
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS
  • Add to favorites
  • Meneame

Lo nuevo es lo viejo.

Sin aire acondicionado, diseño tosco y atrasado y con una velocidad punta más que corta en algunos casos, los modelos más longevos de cada marca, se quitan el polvo para volver a lucir en publicidad por segunda vez, revival is here.

Intentando atraer los valores más auténticos de tradición y fiabilidad, firmas tan reconocidas como Renault y Citroën e incluso compañías fuera del sector de la automoción como Panrico, ha introducido en sus spots tanto de televisión como de prensa, vehículos cuya longevidad no queda en entredicho.

Dejando claro el mensaje que la marca del rombo lleva más de 100 años – ellos indican que hasta 110 – en el sector, se presentaba la nueva furgoneta Renault Master, en cuya campaña nombrada “envidia, se puede apreciar una de las primeras furgonetas de la marca, estacionada ésta frente a la novedosa Master, apoderándose así de una imagen de fiabilidad e historia, sin dejar al lado la alta tecnología del nuevo modelo representado en el conductor utilizando el GPS inteligente o los diferentes gadgets que facilitan el trabajo y la conducción.

De una manera contraria, Citröen llama a rememorar tiempos antiguos a través de modelos de años atrás, pero esta vez no como una llamada a los viejos valores de fiabilidad y durabilidad, si no al espantoso estilo de aquellos vehículos con la frase Los años 80 molaban, pero sólo en música, reflejando el nuevo estilo del modelo C4 de la firma francesa.

En esta ocasión, el Citroën C4 arrastra a un modelo con más de 20 años, representando la fortaleza del nuevo modelo francés, pero sin poder reconocer ni modelo ni marca del modelo arrastrado, colocar un Citroën de los locos años 80, sería casi tan contraproducente como incluir uno de la competencia, es por ello el vehículo denostado, es una mezcla de modelos de la época, un Frankenstein de  viejos SEAT y Renault quizás.

Saliendo del sector del automóvil, la empresa Panrico – acrónimo del nombre real de la empresa: Panificio Rivera Costafreda – también ha utilizado la sensación de autenticidad que logra ver un vehículo corporativo en los primeros años de rodaje de la empresa.

A causa de un cambio del packaging – del formato tradicional de cartón a uno más novedoso y mejor de plástico – el aspecto de los Donut, dejó de parecer fresco y casero a ser un bollo más de la atacada bollería industrial, este terrible cambio sumado a la grave crisis reinante, dio lugar a unas pérdidas de casi 200 millones de euros sólo entre 2009 y 2011.

La solución parecía fácil, una vuelta al empaquetado original sumado a una campaña centrándose en la idea del “Donuts de siempre, el tradicional”, se utilizó la vieja furgoneta para absorber y rememorar aquella imagen del Donut, como un producto sano y rico.

Por una vez, lo antigua es mejor que lo actual.

Fuente: Renault.es, Citroën.es, Panrico Donuts.es

Galería: Google